Shanghai es una de las ciudades más famosas del mundo. Situada cerca del río Yangtsé, es influyente económica y comercialmente pero, además, es un increíble destino turístico donde poder sentir las máximas pulsaciones del desarrollo y el crecimiento de la China moderna.

China Shanghai

Shanghai es un núcleo multicultural y modernizado con un encanto único. Esta mezcla de culturas ha provocado una fusión entre lo tradicional y lo moderno, lo que permite explorar en cada rincón lo mejor de occidente en las costumbres más típicas orientales.

Los grandes rascacielos se han levantado muy cerca de las antiguas calles de Shikumen, pero no por ello han desdibujado el horizonte de Shanghai. Las antiguas tradiciones chinas se han entrelazado a la perfección con las más modernas, dando lugar a un Shanghai que abre las puertas al visitante para una estancia única y memorable.

¿Qué debes tener en cuenta para un viaje inolvidable a Shanghai?

  • Shanghai es la ciudad más grande de China y un centro económico, comercial y financiera. Es la ciudad más vibrante y vital. Para vivir este fascinante e intenso desarrollo, nada mejor que hacer un pequeño tour por el comercio fluvial del río Huangpu, afluente de Yangtsé. Alrededor se encuentra un gran abanico de diferentes arquitecturas: desde el gótico al románico, pasando por el barroco.
  • Si quieres disfrutar del futuro de la ciudad de Shanghai, debes incluir en tu ruta la visita al área de Pudong. Esta parte de la ciudad está en constante expansión e incluye la emblemática Orient Pearl Tower (la Torre de la Perla de Oriente), el Park Hyatt, el hotel más alto del mundo y la moderna torre Jin Mao.
  • Tras la reciente Expo Mundial, Shanghai se ha vuelto más moderna, más amante del diseño y las artes, y se han abierto más restaurantes y tiendas que nada tienen que envidiar con sus vecinas Hong Kong o Singapur.
  • La parte más antigua de Shanghai recupera la plena esencia de la legendaria China. Los pequeños comercios, sus casas antiguas, sus calles estrechas o sus tradicionales mercadillos son todo un tesoro para esta moderna y cada vez más desarrollada ciudad. En la calle Naijing no es extraño encontrar pequeños puestos en donde es habitual emplear el regateo.
  • Como en cualquier ciudad de China, todo viajero debe respetar algunas normas de conducta básicas. Al ser una ciudad tan occidentalizada, estas normas han dejado de ser muy complicadas, y muchas de ellas surgen de manera natural. Por ejemplo, es recomendable no introducirse en cuestiones muy personales o temas controvertidos en una conversación, como la política. En caso de ser invitados a cenar, simplemente debemos dejarnos llevar por lo que hace el resto de invitados o el propio anfitrión.

Descubre China con Kuoni

Seguir leyendo: ,