No todo en Chile se reduce a las clásicas vacaciones de sol y playa que pueden ofrecernos centros de primer orden como Viña del Mar o Pucón. En Chile se encuentran algunos de los destinos más atractivos del mundo para los amantes de la naturaleza, la aventura y, sobretodo, de lo diferente.


Los tesoros que esconde este país sudamericano y sus alrededores son el sueño de todo aventurero. Desde el árido Desierto de Atacama, al norte, hasta la fascinante y misteriosa Isla de Pascua. Chile tiene mucho que ofrecer y de ahí el incremento de visitantes procedentes de diferentes partes del mundo que acuden a sus entornos más extremos sedientos de aventura, algo que pueden encontrar sin demasiado esfuerzo.
El extensísimo Desierto de Atacama se encuentra entre los ríos Loa y Copiapó. Sus grandiosas dunas han sido escenario de numerosas competiciones de Rally. El Desierto de Atacama es un entorno natural fascinante en el que han llegado a registrarse períodos de 4 años sin una sola lluvia en su sector central y en el que podemos contemplar paisajes tan extrañamente sobrecogedores como el Valle de la Luna y los Geisers del Tatio.

El parque nacional de Rapa Nui en la Isla de Pascua fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1995. Es la más grande de las islas chilenas. Basta con poner un pie en ella y contemplar las impresionantes siluetas de los moai recortándose contra el horizonte para maravillarse ante los misterios que encierra. Las figuras, en un impresionante estado de conservación, constituyen el principal vestigio de la enigmática cultura ancestral que se asentó en la isla alrededor del año 300 D.c.. Su aura de misterio combinada con la belleza natural del entorno hace la Isla de Pascua un lugar único.

Entre otros bienes naturales y culturales chilenos que también han sido declarados Patrimonio de la Humanidad podemos encontrar el barrio histórico de la ciudad portuaria de Valparaíso, las Iglesias de Chiloé, las oficinas salitreras de Humberstone y Santa Laura, y la ciudad minera de Sewel.
El barrio histórico de Valparaíso es un buen ejemplo del desarrollo urbano colonial, ubicado en un entorno con forma de anfiteatro.
Las Iglesias de Chiloé, completamente hechas de madera, representan la perfecta fusión entre las culturas y técnicas indígenas americanas y las europeas.
Las oficinas salitreras de Humberstone y Santa Laura, donde se encuentra el mayor yacimiento de salitre del mundo.
En cuanto a la ciudad minera de Sewel, lo que la hace única es la impresionante escalera central en torno a la que se estructura esta ciudad industrial situada a 2000 metros de altura en una abrupta ladera de la cordillera de los Andes.
Descubre nuestros viajes en Kuoni

Seguir leyendo: