Croacia es un país de bellas ciudades, lagos y sorprendentes rincones. En este artículo te presentamos 6 de estos lugares que no puedes perderte si viajas allí.

Dubrovnik, la perla del Adriático

Casi siempre puerta de entrada al país y ahora muy de moda gracias a la serie Juego de Tronos, en la que representa Desembarco del Rey, Dubrovnik es un indispensable en todas las rutas por Croacia. Pequeña ciudad amurallada que enamora a todo el que la visita, por sus calles al atardecer, su misteri0 y su belleza sobrecogedora.

Si te gusta la playa pero no las aglomeraciones de turistas en los típicos destinos vacacionales, esta es una estupenda elección. En Dubrovnik encontrarás preciosas playas con encanto pero también una estupenda oferta cultural que sin duda hará que no nos aburramos ni un segundo.

Dubrovnik3

Ston, la segunda muralla más grande del mundo

Una de las murallas más largas e impresionantes del mundo (solo superada por la Gran Muralla China) es la llamada “Paredes de Piedra”, situada en Ston, a unos 60 kilómetros de Dubrovnik, en la Península de Peljesac. Si decides recorrerla tienes que tener en cuenta que es un recorrido de cinco kilómetros y medio, en su mayoría con pendientes empinadas, pero sin duda sus irrepetibles vistas y la serenidad que conlleva pasear por sus callejuelas estrellas de ambiente medieval hará que el esfuerzo merezca la pena.

Desde la muralla podemos acercarnos a la Playa de Ston Prapratno, rodeada de olivares y de arena limpia, o bien realizar alguna ruta del vino, visitando las bodegas y viñedos de la zona.

2i5f2e

El Palacio Diocleciano de Split

En Split, centro neurálgico de la costa dálmata, nos encontramos uno de los palacios romanos mejor conservados de la actualidad, construido por orden del emperador Diocleciano tras retirarse de la política. Su estructura cuadrada y sus murallas que en origen medían 215 metros de largo hacen de este monumento Patrimonio de la Humanidad un lugar impenetrable. En su interior podremos observar la residencia decorada con mármoles italianos, granito rojo e incluso esfinges egipcias. Otros restos arqueológicos importantes son el Templo de Júpiter y el Mausoleo de Diocleciano que posteriormente se convirtió en La Catedral de San Diomo.

split_mausoleum_01_foto-sergio-gobbo

Zadar, el sonido del mar

Aunque no es tan conocida como otras ciudades de Croacia, Zadar merece la pena por todo lo que ofrece al viajero: sus murallas, sus monumentos góticos, renacentistas y barrocos, sus cuatro parques nacionales y sus 1.200 kilómetros de costa pintoresca plagada de islotes y bahías. Una de las sorpresas que nos depara esta ciudad es el órgano marino construido por el arquitecto croata Nikola Basic: un paseo realizado con bloques de piedra blanca de la isla de Brac con un mecanismo subterráneo de 35 tubos que consigue que el aire, presionado por el agua del mar que entra por el costado de las escaleras, produzca acordes que inundan la calle y envuelvan a los viandantes con el sonido del mar.

organo-marino-zadar-nikola-basic-2005

Los lagos de Plitvice

Con sus 16 pequeños lagos y sus numerosas cascadas y arroyos, Plitvice es un paraíso del agua y un auténtico primor para la vista. Reconocidos por la UNESCO como reserva natural desde 1970, los lagos de Plitvice son algo que los amantes de la naturaleza no pueden dejar de visitar si viajan a Croacia.

1-jpg

Slunj Rastoke, un pueblo sobre cascadas

Muy cerca de los Lagos de Plitvice nos encontramos una verdadera joya, el pueblo Slunj Rastoke, construido sobre un río repleto de cascadas. Paseando por sus calles nos parecerá estar inmersos en un auténtico cuento de hadas.

rastoke

Descubre Europa con Kuoni