Aunque quizás aún no tenga la misma notoriedad que sus vecinos Tailandia y Vietnam, Camboya lleva unos años haciéndose un hueco entre los mejores destinos del Sudeste Asiático, y cada vez son más viajeros los que quieren descubrir este increíble país repleto de antiguos templos y preciosos paisajes. Esta tierra monumental ofrece al turista la amabilidad y hospitalidad de un pueblo sonriente a pesar de su turbulenta historia. A continuación repasamos 5 lugares imprescindibles que hay que visitar si viajamos a Camboya.

Camboya

Camboya

Phnom Penh

La capital de Camboya conserva, a pesar de su pasado tumultuoso, el encanto de una ciudad de arquitectura colonial y cuenta con impresionantes “wats” o templos-monasterios. Dar un paseo por sus calles es toda una experiencia. Nos encontraremos tuk tuk por doquier y puestos de comida callejeros en los que los más valientes podrán degustar especialidades locales como tarántula frita. Mientras caminamos descubriremos pagodas en cada calle, escondidas entre las suntuosas casas coloniales de estilo francés. Si te apetece tomar un cóctel te recomendamos acercarte al Foreign Correspondents’ Club, situado a la orilla del río Mekong que atraviesa la ciudad.

Phnom Penh

Palacio Real, Phnom Penh

Detalle del Templo Phnom en Phnom Penh

Detalle del Phnom Wat en Phnom Penh

Parque Arqueológico de Angkor

Este complejo de templos en plena jungla de Angkor es, sin lugar a dudas, una de las maravillas arquitectónicas del mundo. El lugar, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, es la mayor atracción turística de Camboya. Cada año, miles de turistas viajan a Siem Reap para ver en primera persona las espectaculares ruinas de la capital del Imperio Jemer del siglo IX. Lo ideal es llegar a primera hora de la mañana, antes del amanecer, para poder ver salir el sol por detrás de Angkor Wat, su templo más famoso. El madrugón merecerá la pena. Tampoco debes perderte el templo de Angkor Thom, conocido por haber aparecido en la película ‘Tomb Raider’.

Angkor

Angkor

Camboya

Angkor

Siem Reap

Capital espiritual y corazón cultural del país, Siem Reap es la puerta de entrada natural a los templos de Angkor. En los últimos años la ciudad se ha hecho muy popular entre los turistas. Durante el día podremos disfrutar de un ambiente tranquilo en las calles y relajarnos visitando los jardines del templo budista más antiguo del pueblo de Wat Bo. Por la noche lo ideal es pasear por las calles buscando las gangas de los mercados nocturnos o tomarnos algo en la calle de los pubs.

Taprom Wat, Siem Reap

Taprom Wat, Siem Reap

Templo budista de Wat Bo, Siem Reap

Templo budista de Wat Bo, Siem Reap

Campos de la muerte

Viajar a un país es descubrir su pasado y sumergirnos en su historia, aunque esta sea a veces terrible, como es el caso de Camboya. A las afueras de la capital se encuentra una de las fosas comunes más grandes del país, donde se estima que más de un millón de camboyanos fueron ejecutados durante el régimen de los Jemeres Rojos. La cruel historia de este lugar te emocionará. Si quieres indagar aún más sobre el violento y atroz pasado camboyano puedes visitar también el Museo del Genocidio de Tuol Sleng.

Memorial Choeung Ek

Memorial Choeung Ek

Choeung Ek Genocidal Center

Choeung Ek Genocidal Center

Sihanoukville

Si después de los templos, la historia y la cultura nos apetece relajarnos y darnos un baño en una playa bonita y tranquila, lo mejor es ir a esta ciudad, conocida popularmente como “Snooky”. Sihanoukville destaca por sus seis playas de arena fina y no tan concurridas como las de su vecino país Tailandia. Las más populares son Serendipity y Victoria. La playa de Otres, en cambio, suele estar bastante más tranquila y es idea para practicar windsurf o kayak.

Sihanoukville

Sihanoukville

Sihanoukville

Sihanoukville

Descubre Camboya con Viajes Kuoni

Seguir leyendo: